jueves, 19 de mayo de 2011

Si sabe bien, escúpelo.

Aún trato de determinar qué me llevó a leer las necrológicas de El País, tomándome mi exquisito cortado con espuma en el bar de Belén, en la esquina del gym. Lo cierto es que descubrí que el 23 de enero murió en California el culpable de que yo esté escribiendo este blog y de que vosotros lo estéis leyendo: Jack LaLanne. Así de bien lucía en sus años mozos:


QEPD.

Jack LaLanne abrió en 1936 el primer o uno de los primeros gimnasios del mundo, cuando ese concepto aún estaba en pañales. El gym formaba parte de su defensa de un estilo de vida basado en la buena alimentación, en las cantidades justas necesarias, y en invertir 2 horas diarias haciendo ejercicio: una levantando pesas y otra de trabajo aeróbico.

Fundó el movimiento del culto al cuerpo, creó un nuevo ideal de belleza y abrió un debate nacional en los Estados Unidos sobre la salud y el bienestar. Creó un imperio comercial de 200 gimnasios y productos paralelos e inventó muchas de las máquinas que hoy usamos en el SOHO.

Su imagen cuidada y saludable ayudó a hacer creíble el mensaje. Incluso lo difundió por televisión en un programa que se emitió desde 1951 hasta 1985: El Show de Jack LaLanne, mucho antes de que Jane Fonda decidiese hacer sus vídeos. Por cierto, fue el primero que animó a las mujeres a hacer pesas. Viendo los prejuicios que aún persisten en el siglo XXI, no quiero imaginarme lo que le habrá costado convencerlas.

A los 42 años estaba en la cima de su forma física: hacía 1033 repeticiones de press de banca con 136Kg en 23 minutos y batió en otra competición informal a un jovencísimo Arnold de 21 años. “Este LaLanne es un animal”, comentó el vencido. Con 90 años seguía haciendo 2 horas de ejercicios por día. Vivió hasta los 96, en un país donde la esperanza de vida no pasa de los 78, como la última prueba de que aplicar sus enseñanzas no era en vano.

Al final de esta entrada, hay una reseña de sus hazañas más destacadas.

Además de alabar las bondades del ejercicio físico, a la hora de alimentarse tenía dos reglas de oro: “No comas nada que haya fabricado el hombre” y “Si sabe bien, escúpelo”. Quien haya leído mis anteriores blogs, sabe por qué lo decía.

LaLanne resaltaba la importancia de la cantidad y la calidad de los alimentos ingeridos. Recomendaba comer sólo lo absolutamente necesario y lo más naturalmente posible. Fue un adelantado a su tiempo, pues con el paso de los años se demostró fehacientemente cuánta razón tenía.


La Cantidad:

Desde hace un tiempo se sabe que el sobrepeso añade una carga extra al corazón, pero por primera vez un estudio publicado en “The New England Journal of Medicine” le da la razón al bueno de Jack, demostrando que las personas con sobrepeso tienen mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa.

De 1,5 millones de personas participantes, todos ellos sanos y no fumadores, los que tenían un Índice de Masa Corporal de entre 30 a 35, tuvieron un riesgo de mortalidad un 88% superior a los considerados con el IMC correcto (22 a 24,9), disparándose hasta un 251% en caso de IMC entre 35 y 40. Recordad que el IMC es el resultado de dividir el peso en kilos por la altura en metros al cuadrado.

A título personal, me gustaría agregar que incluso más importante que la cantidad de años vividos es cómo se viven. Las personas que se alimentan bien y permanecen activas, se mantienen fuertes, ágiles y se enferman y lesionan muchísimo menos que las personas pasivas y mal alimentadas.

La calidad:
La sentencia que da título a este blog es un poco exagerada para lograr hacerse un hueco en la mente del lector, pero tampoco mucho. Ya expliqué en anteriores blogs lo que pasa con los productos Fat free o 0% grasa y la cantidad de conservantes, colorantes y otras yerbas que tienen añadidos productos como el glorificado embutido de pechuga de pavo o la “sanísima” lasaña de verduras, lista para meter en el microondas.

Ni que hablar de la bollería industrial, repleta de grasas trans o las ¿apetecibles? hamburguesas de las cadenas de comida rápida. Incluso con sus cifras de ventas millonarias me cuesta creer que tanta gente encuentre delicioso un trozo de pan mojado con media suela de zapato dentro.

Me gustaría que vierais qué pasa cuando se fotografía un Happy Meal cada unos de los siguientes 137 días después de comprarlo: NADA. Es un experimento de la fotógrafa Sally Davies que intenta denunciar lo artificial de la comida de Mc Donalds: Ningún signo de enmohecimiento o putrefacción. La última foto es prácticamente igual a la primera. Ni los hongos ni las moscas ni las hormigas se dejaron engañar. Vosotros tampoco deberíais.

Aquí os dejo el link para ver las fotos: http://www.refinery29.com/happy-meal-art-project/slideshow#slide-1
Tened siempre presente lo que decía el sabio Jack: “El ejercicio es el rey. La nutrición es la reina. Unidlos y tendréis un reinado”.

Si te interesa este blog, conviértete en Seguidor pulsando el botón "Seguir", en la columna de la derecha o compártelo con tus amigos vía Facebook, Twitter o e-mail, con los botones de abajo. ¡Gracias!

http://sohofitnessclub.com

Hazañas de Jack LaLanne

1954 Nada todo el largo del puente Golden Gate de San Francisco, un récord mundial.

1955 Nada desde la Isla de Alcatraz al puerto de San Francisco.

1956 Logra un récord de 1.033 flexiones en 23 minutos para un programa de TV.

1957 Remolca un crucero de más de 1.100 kg a lo largo del canal del Golden Gate.

1959 Logra hacer 1.000 saltos estrella en 1h 22min.

1974 Vuelve a nadar por la isla de Alcatraz, remolcando un barco de 455 kg.

1975 Repite la hazaña de 1954 pero remolcando un barco de 300 kg.

1980 Remolca 10 botes con 77 personas a bordo en Florida, a lo largo de 1,6 km.

1979 Remolca 65 barcos de arrastre con 2.900 kilos de pasta de madera, esposado y con grilletes, cerca de Tokio, Japón.

1984 Remolca 70 botes con 70 personas a lo largo de 2 km.

2002 Recibe una estrella en el paseo de la fama de Hollywood.

Fuentes:
El País
http://blogs.elpais.com/el-comidista

5 comentarios:

  1. Confirmado, Superman tenía otro alias aparte de el de Clark kent, Jack LaLanne. Vaya con Jack!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20.5.11

    Felicidades por el blog jose por tu culpa cada vez que me apetce comer bolleria industrial al final no me la como jaaaaa el mas grandeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Jack Lalanne todo un fenomeno como el escritor de este blog, a quien no les suene Jack seguro que con esta anecdota les refresco la memoria.
    A ver si os acordais del capitulo de los simpson en el que Bart tiene que hacer servicios para la comunidad y le toca ir la residencia de ancianos.
    Y se los lleva a todos en barco, y cuando el señor Burns pasa con su yate y destruye el suyo JACK LALANNE se lanza al agua con un cabo y empieza a arrastrar el barco jajaja con tan mala suerte que se queda con la proa, se encoge de hombros y se va..jajajaj

    Este es el tipico capitulo de cojo un muelle y lo tiro por el retrete y ya son x muelles que el retrete se ha tragado !!!

    ResponderEliminar
  4. JMNavas24.5.11

    IMPRESIONANTE EL "EXPERIMENTO" DEL HAPPY MEAL!!!!! Ahora ya sé que tendré que ir al Burger King entonces jaaajjjajajaja ;)

    Por cierto, la historia del Sr. Lalanne tampoco se queda corta... aparte de que se podía fugar de Alcatraz :D, ¿1033 repeticiones de press de banca con 136 Kg. en 23 minutos? ¿1033? ¿136 Kg.!!? ¿Seguro que esos datos son correctos? Juaaajuajua venga yaa eso es imposible!!!! Pffff, "pa mear y no echar gota" como diría aquel...

    En fin, de nuevo, enhorabuena por tu blog y sobre todo por esta entrada que ha sido una de las que más me ha gustado; bien escrita, clara, concisa, con datos concretos, fuentes y enlaces acordes y, sobre todo, con contenidos muy curiosos (sigo alucinando con lo de nuestro amigo Ronald McDonald's xDDD!!!).

    Lo dicho, me encanta tu blog. De 10. Un abrazoo

    ResponderEliminar
  5. Hola José María!
    Chequeé los datos en varias webs, porque yo tampoco me lo creía. Ten en cuenta que el subcampeón de la copa de España de Press de banca, que viene al gym, hace 39 repeticiones con 60Kg. Asi que lo de LaLanne es una bestialidad, aunque hiciese la mitad con la mitad de peso. Lo díjo Arnold. ¡Este Jack es un animal!
    Me alegra que te guste el blog. Así dan ganas de seguir escribiendo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar