martes, 19 de abril de 2011

Una mariposa en el gemelo.

Me preguntaba un socio de dónde salen los temas y las ideas para escribir los blogs. Casi todos de la charla diaria con vosotros. Muchas de las dudas que tenéis se repiten sistemáticamente. Este medio me sirve para explicarlas tomándome mi tiempo para elegir las palabras, los ejemplos y las anécdotas, para que quede lo más claro posible sin ser un ladrillo infumable.

Por eso agradezco tanto que hagáis comentarios en el blog. Cuando aportáis vuestras experiencias en el tema tratado, la entrada se enriquece en gran medida. Ya no me siento impartiendo cátedra desde un atril sino conversando con vosotros. Además, seguramente muchos socios comparten vuestras dudas, vivencias, sensaciones y se sienten identificados. Si el comentario coincide con mi opinión, la refuerza imparcialmente. Si aporta un punto de vista distinto, puede abrir interesantes y productivos debates.

Hace poco, otro socio me pidió consejo para desarrollar la parte superior de su pectoral. Según él, era su punto débil. La verdad es que yo no lo hubiese dicho nunca, pero con gusto le indiqué un par de ejercicios. Luego le aclaré que mucho de lo que veía sólo estaba en su mente.

La advertencia lo descolocó tanto que me pidió explicaciones. De la conversación resultante surgió la idea para esta entrada del blog. ¿Cuánto de verdad y cuánto de imaginación/obsesión hay en lo que cada uno aborrece de su cuerpo? Para empezar con la investigación, consulté con el psicólogo de cabecera del SOHO, mi amigo Germán Ricardo. “No vemos con los ojos, sino con el cerebro”, me confió.

El 1921 el psiquiatra y psicoanalista suizo Hermann Rorschach (1884-1922) publicó por primera vez un método que desarrolló para ayudarse a descubrir qué se escondía en la mente de sus pacientes. Echando tinta en unas hojas blancas, las plegó por la mitad, formando una serie de dibujos simétricos y abstractos. Al preguntarles lo que veían, intentaba interpretarlo. El famoso método está basado en esa convicción de que vemos lo que ya está en nuestra mente.

Seguramente habéis escuchado que las personas anoréxicas siempre se ven gordas, aún pareciendo un saco de huesos. He visto cosas parecidas, sin llegar al extremo de la enfermedad, en el mundo del gym: gente que nunca se ve suficientemente grande/definida, etc. etc. Como el cambio es tan gradual, no aprecian los progresos. De nada valen las advertencias de los amigos y familiares. Será más fácil saltarlos que rodearlos, pero ellos seguirán pensando que les falta volumen. Estad atentos y tratad de ver con los ojos.

Recuerdo un socio del SOHO obsesionado con sus pectorales, una chica con sus gemelos, otro con la diferencia entre sus dos dorsales y algún otro con sus trapecios. Que son muy pequeños, que son muy grandes, que parecen alas, que tengo patas de tero.

Por supuesto que son partes susceptibles de mejora, pero tampoco están tan mal como piensan. Somos asimétricos por naturaleza. Es lo normal. Con el trabajo correcto, el esfuerzo y la mentalidad adecuada, podréis convertir vuestra zona débil en la mejor de vuestro cuerpo, o al menos armonizarla con el resto. Cada uno tiene su cruz. En lugar de quejaros por la que os toca, utilizad toda vuestra energía en solucionarlo.

A mí me tocó un Miura de los fieros. De la cintura para arriba, mis músculos son herencia materna: pequeños, pero de gran calidad. De cintura para abajo, legado de mi padre: grandes y potentes, pero no tan fibrosos. Aún recuerdo que le dije a mi primer monitor algo que escucho ahora demasiado seguido: Yo no entreno las piernas porque ya tengo músculos muy grandes. ¡Qué gran error! Con el entrenamiento adecuado, durante mucho tiempo (años), pude armonizar mi tren inferior con el resto del cuerpo y estilizar mis piernas hasta calzarme unos vaqueros de la talla 30, que aún hoy utilizo.

Para mejorar los puntos débiles, el bueno de Árnold recomienda aplicar el Principio de Prioridad. Consiste en trabajar primero que nada aquellos músculos que consideramos no están a la altura del resto del cuerpo. Así, estaremos más frescos y concentrados para trabajarlos con más intensidad. Si esto no es suficiente, sugiere agregar más series, intercaladas entre los ejercicios de los siguientes músculos que trabajéis.

Mi amigo Lauren, que vive entre Miami y Nueva York trabajando como modelo, me enseñó durante su reciente visita un método que están usando allí para hacer reaccionar las partes más débiles: El Descanso Activo. Consiste en cambiar el período de descanso entre series por trabajo isométrico. Si queréis trabajar los bíceps, por ejemplo, en lugar de mantener los brazos relajados al costado del cuerpo, entre serie y serie, mantenedlos en tensión, doblados a 90º. No es una rutina para hacer permanentemente, pero sí para hacerla de vez en cuando y sorprender al músculo.

La mente también puede colaborar. Ya hablamos de la teoría de James Villepigue y Alex Rivera, los autores de La Biblia para Esculpir el Cuerpo Masculino y Femenino. Ellos sugieren que debemos convencer al subconsciente de que los resultados anhelados ya fueron conseguidos. Pero no de boquilla. Debemos imaginar que los bíceps soñados ya son realidad, estando realmente convencidos de ello. Aseguran que el inconsciente hará trabajar al cuerpo hasta conseguirlo.

Yo también tengo mi propia teoría. Estoy convencido de que colabora muchísimo el deseo. Desead lo que queréis. Deseadlo mucho. Creedme, funciona. La primera imagen relacionada con el fitness que puedo recordar, y eso que han pasado muchos años, me transporta a mi infancia en mi Rosario natal. Fue un impresionante six pack que exhibía Julián, un señor de unos 25 años (para mí era un señor) que era uno de los mejores esgrimistas del Club Universitario. Me dejó con la boca abierta. No tenía ni idea que una tripa podía ser así. Ni siquiera mi padre, todo un campeón de tenis, lucía algo igual.

Siempre comento que no tengo consciencia de haberme esforzado demasiado para conseguir mi tableta de chocolate. ¿Será que lo deseé muchísimo desde aquel momento? Por las dudas, haced el intento. No hay motor más poderoso que el deseo.

Y a vosotros ¿Cuál os parece vuestra parte débil? Espero vuestros comentarios.

http://www.sohofitnessclub.com/

Fuente:
Enciclopedia del Culturismo. Arnold Scwharzenegger
La Biblia para Esculpir el Cuerpo Masculino y Femenino, de James Villepigue y Alex Rivera.

12 comentarios:

  1. Anónimo20.4.11

    Hola Jose! A mi me parece que tengo dos, pero yo creo que una lo podré arreglar con el tiempo (la barriga que no baja), y la otra, que creo que es genética aunque me has dejado con la duda, son los "tobillacos" que tengo. No sé yo si conseguiré con el tiempo tenerlos bonitos pero bueno, intentaré con la imaginación ver que se me "estilizan" poco a poco y ya te diré.

    Un beso y gracias por el consejo.

    Marga

    ResponderEliminar
  2. Hola, Jose

    Enhorabuena por el blog. La verdad que son muy interesantes todos los temas que tratas, desde nutrición hasta cómo colocarse en una máquina para no fastidiarse una articulación. Y pedazo de post que te curras. Así que a leer y a aprender, que nunca viene mal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jose

    Totalmente de acuerdo en lo que dices, me gusta, no sólo porque lo considero cierto, sino porque además aportas datos que es lo que realmente funciona en este mundillo, es pura teoría.
    Todo está en nuestra cabeza, debemos ser capaces de ser objetivos cuando nos miramos en el espejo para saber de que manera debemos esculpir nuestro cuerpo. No me vale un trabajo sistemático y repetitivo, me vale ir trabajando las partes que no armonizan en el conjunto, si es pequeña la hago crecer, y si es grande y desentona la dejo sin entrenar hasta que armoniza con el resto.

    En Fitness o culturismo la palabra mágica es SIMETRÍA.

    No quiero entrar en críticas, pero a mi me parece horrible un tío sin piernas y con un pecho y unos hombros desproporcionados, que son la mayoría. Por qué ocurre esto?..., por lo que tú acertadamente dices, no son capaces de entender lo que su mente les manda ver, y es que cuerpo y mente son dos cosas bien distintas.

    Nunca debemos hacer caso a nuestra mente para trabajar nuestro cuerpo, se guía por nuestro implícito instinto de supervivencia, y eso significa comer mucho y gastar poca energía para tener más probabilidades de sobrevivir. Hoy en día eso no es necesario, pero el instinto sigue estando ahí.

    Así que hay que aprender en primer lugar que debemos separar cuerpo y mente, no hay hambre, tu mente te hace creer que tienes hambre, y otros muchos ejemplos que podríamos poner.

    Emilio, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios, chicos. Me alegra que encontréis interesante el blog. Con vuestras experiencias, percepciones, opiniones y nuevos datos, lo transformáis en uno muchísimo mejor.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo20.4.11

    Muy buena entrada Jose, nos haces ver el entrenamiento desde tantas perspectivas que te dan más ganas de entrenar jeje ,nunca me hubiese parado a pensar el papel que juegan cuerpo/mente en el entrenamiento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que gran articulo Jose, como siempre te superas.
    He de decir que me encanta como te expresas escribiendo =D

    No creo que debamos separar la mente del cuerpo!! Como menciona Emilio mas arriba..

    La mente es parte de nuestro cuerpo, y dentro de ello es el nucleo central organizativo del gran complejo estructural del cuerpo humano.
    Y no hemos de restarle importancia, la mente tiene actitudes negativas y tambien positivas, simplemente tenemos que conocernos bien a nosotros mismos y ser capaces de entrenar nuestra mente.

    Un gran actor parte de su mente para producir una emocion en su cuerpo, los grandes artistas del cine son capaces de provocarse a si mismos cualquier sentimiento!!.O acaso no creis que cuando un actor llora no proyecta un recuerdo angustioso.
    He de recordar que este mismo tema lo comente con Christian en el SOHO a lo que el me dijo que si tuviera que hacer una peli y le pidieran llorar el se partiria de risa jaja =D
    Y me direis ¿ Y qué tiene ver ?

    Los grandes deportistas tambien dominan su mente!!!
    Puedo aseguraros que Usain Bolt cada vez que se dispone a competir, visualiza como la energia de todo su cuerpo va a explotar y lo va a hacer romper todos los records conocidos.
    Y ese ejercicio tan importante que sacara el mayor rendimiento de su cuerpo sera producto de su mente.

    Recuerdo cuando empece a acudir al SOHO que Jose me comento que si un socio no creia en una tabla nunca lograria ningun resultado. Y es totalmente cierto.
    Mi experiencia en el deporte me hace saber que para ganar hay que creer en que puedes ganar.. no puedes salir al campo con la mentalidad de haber perdido porque ese sera tu unico resultado La Derrota, pero en cambio si ponemos todas nuestras ganas y todo nuestro sacrificio realizado en la preparacion previa lograras tu victoria y la completa armonia con tu cuerpo.
    Antes de cada jugada imagino como va a ser e intento concentrar todas las opciones y darles una respuesta en tan solo unos segundos y empezar la jugada.
    Dominad vuestra mente y entrenar vuestro cuerpo y solo asi conseguireis el maximo rendimiento.

    Nos vemos en el SOHO

    ResponderEliminar
  7. Anónimo25.4.11

    Enhorabuena por esta entrada; nunca mejor dicho eso del deseo y de la proyección cuerpo-mente. Nosotros mismos hemos experimentado cómo cuando atraviesas una mala racha, y tu cabeza piensa en un 80% cosas negativas, el cuerpo no te hace ni caso, aunque te vayas a vivir al gimnasio las 24 horas. Eres un entrenador de cuerpo y también de mente, dos en uno, qué más se puede pedir?; desde que empecé fitness en el Soho me metí en ese mundo que tanto asusta a las mujeres para llegar a plantearme un día cosas como la asimetría muscular, nunca lo hubiera imaginado! gracias, José. Te mandamos un abrazo enorme Pedro y Elena.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo26.4.11

    A mi me pasa algo parecido como a Marga, tengo unas piernas bastante delgadas(viene de familia) y la primera impresión que da es que sólo trabajo la parte de superior del cuerpo pero no es cierto. No voy a decir que no pueda mejorarlas más..pero si creo que la genética complica muchisimo las cosas.

    Catalán.

    ResponderEliminar
  9. Vaya lujazo de comentarios y comentaristas.
    Así vale la pena currarse el blog.
    Gracias por vuestro aporte y apoyo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Bueno Jose, veo que vas informándote de todos los temas que afectan a los socios.
    Efectivamente, como mencionas, nuestra mente nos "dice lo que vemos". La hemos entrenado para ello, podríamos decir, sintéticamente, que hemos entrenado a nuestra mente para "ver" ciertas cosas y no otras.
    Eso tiene su lado positivo, pues significa que nuestra mente, al igual que nuestro cuerpo, es entrenable. Mucha gente ha entrenado su mente para ver las cosas "color de hormiga" (es decir para ver lo negativo). Muchísimas menos, han entrenado su mente para ver las cosas con "realismo constructivo".
    Esta actitud consite en ser realista, sin perder la creatividad y el optimismo en el intento. No obstante, no se trata de intentar convencernos de que las cosas son color de rosa, sino de intentar convertir las dificultades en oportunidades (cosa que mucha gente ya sabe, pero que según mi experiencia como psicólogo, pocos llevan a la práctica).
    Este "realismo constructivo" también es importante para entrenar, pues nos da la posibilidad de buscar alternativas para conseguir aquello que deseamos, en este caso, para nuestro cuerpo y nuestra salud.
    Para no alargarme, voy a poner un ejemplo sencillo, en tres pasos:
    1. Autoengaño: estoy delgado (escuchimizao), pero qué importa, estar delgado está de moda.
    2. Negativismo, o pesimismo: estoy delgado, pero para qué voy a entrenar si nunca voy a estar como Jose.
    2. Realismo constructivo: es cierto que estoy delgado (estoy por debajo del peso y la talla recomendados por los médicos); esto tiene sus ventajas, y me gustan esas ventajas; aunque también es cierto que ganar un poco de masa muscular y cuidar mi salud (entrenando), tiene más ventajas, y quiero disfrutar de esas ventajas. Así que a entrenar!!!
    Bueno Jose, muchas gracias por tus artículos en el blog, y me animo a sugerir un tema para un artículo: La higiene durante el entrenamiento. Creo que es un tema que se hace más sensible, en la medida en que se acerca el verano. Ahí te dejo "El trompo bailando en la uña". Un abrazo para todos.
    Germán Ricardo.

    ResponderEliminar
  11. Qué lujo, Señoras y Señores, nuestro psicólogo de cabecera regalándonos sus conocimientos.
    Porque no me ibas a cobrar, Richi, ¿¿¿¿¿¿¿¿no????????
    Mil gracias por tu excelente aporte.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pues ya que lo dices antes de entrar al soho tu sabias que mi parte mas negativa eran la barriga y en general todo desde que empece a tomarme enserio el gym,el cual tube que dejar,si te digo la verdad no veo partes de mi cuerpo malas sino mejorables y eso solo lo consigue alguien como el director del soho fitness un abrazo enorme

    ResponderEliminar